JUECES DE AGUA DE CORONGO: PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

Huaraz - Unasam 07/12/2017 a las 14:00:00

Los Jueces de Agua son pobladores que se ofrecen voluntariamente a asumir dicho cargo. Tienen que personas casadas, pues solos no podrán cumplir con las obligaciones que amerita. La función principal del Juez de Agua es distribuir el recurso hídrico a los usuarios en forma justa y armoniosa durante todo el año, especialmente cuando escasea. Pero su compromiso de fe es con San Pedro, patrón de Corongo; por ello, los Jueces de Agua se comprometen a celebrar todo el calendario religioso anual y especialmente la fiesta de San Pedro, en junio. El símbolo de autoridad del Juez de Agua es su vara de mando, un bastón especial que lleva la figura del patrón San Pedro. Nadie puede coger dicha vara sin tener un castigo.

Corongo se encuentra situada en el norte de nuestra región. Es una provincia que antiguamente perteneció a la zona de los Conchucos. Allí se hablaba antaño la lengua Culli, y en ese idioma, Conchucos significa ‘Territorio del agua’. El agua, elemento vital que es escaso en la zona, tiene una gran importancia para los coronguinos, y ellos lo saben manejar de un modo muy especial.

En Corongo, el simbolismo es algo muy especial. El agua es símbolo de la vida. Y se tiene otros símbolos que los coronguinos muy orgullosos ostentan, como el número siete: siete son sus distritos, siete sus caseríos, siete sus barrios y siete sus calles principales.

Dentro del simbolismo coronguino, la dualidad ocupa un papel muy importante. Sus siete barrios se agrupan en dos parcialidades: Parte Arriba y Parte Abajo. Y esa división se extiende a la zona rural, de modo que cada parte tiene su propio canal y su propio reservorio, aprovechando las aguas del río Corongo. El canal de la Parte Arriba se llama ‘Mashjonja’ y su reservorio es ‘Pariacana’; y el canal de la Parte Abajo se llama ‘Allitajshakuna’ y su reservorio ‘El Mirador’. Cada parte tiene su autoridad que en Corongo se llama Juez de Agua.

LA JURAMENTACIÓN

Los Jueces de Agua juramentan a sus cargos el 1 de enero, junto a sus Campos y Cabecillas. Quien toma el juramento es el Presidente de la Comisión de Regantes. Los dos Jueces de Agua que van a juramentar, el de Parte Arriba y el de Parte Abajo, se ponen de acuerdo para evitar cruces en el horario.

Luego de la juramentación, cada comitiva se dirige a la casa del respectivo Juez de Agua donde comparten el almuerzo. A cada plato se le llama ‘nudo’ y antiguamente se servían hasta doce nudos por cortesía de los Campos y Cabecillas. Ya en horas de la tarde ingresan por la ‘calle grande’ (jirones: Lima, Amargura, Independencia, Ucayali y nuevamente Lima) a la plaza de armas con su acompañamiento musical y permanecen hasta la medianoche iniciándose de manera muy sutil una competencia que durará todo el año.

LOS CAMPOS Y CABECILLAS

Los Campos son amigos del Juez de Agua, quien los convoca para que le ayuden en su gestión. Pueden ser dos o cinco. Su función es turnarse quincenalmente para dirigir la distribución del agua entre los usuarios. El Campo Mayor es el de mayor confianza y el único que tiene el derecho a portar la vara del Juez de Aguas en su ausencia.

Los Cabecillas son personas a quienes convoca el Juez de Agua para que le apoyen dirigiendo la danza de los Panatahuas. Campos y Cabecillas ayudan en los gastos y en la organización de las fiestas al Juez de Agua.

LAS RELIMPIAS

La relimpia de los canales y reservorios se realizan los días 7 y 8 de enero. Estos dos días están destinados para la faena comunal y el mantenimiento de la infraestructura de riego, uno para cada sector. El canal de ‘Mashjonja’ que nace en Tauribamba  y termina en el reservorio de ‘Pariacana’  pertenece a Parte  Arriba. El canal de ‘Ayatajshakuna’ que termina en el reservorio ‘El Mirador’ pertenece a Parte Abajo.

Los años pares la faena la hace Parte Abajo el 7 de enero y Parte Arriba el día 8. Los años impares la faena del 7 enero se hace en Parte Arriba y el 8 de enero en Parte Abajo. La participación es obligatoria de todos los usuarios del sector, el trabajo se inicia temprano para almorzar al aire libre en las inmediaciones de las represas de ‘Pariacana’ o ‘El Mirador’. El almuerzo es llevado de la casa del Juez de Agua. Al caer la tarde, ingresan todos a Corongo a bailar en la plaza hasta altas horas de la noche.

LOS CARNAVALES

El martes de carnaval, desde muy temprano, la comitiva integrada por los Jueces de Agua, Campos, Cabecillas y sus respectivas esposas, todos portando una botella de licor, generalmente anisado o menta, visitan las casas de su sector con la finalidad de invitar y comprometer la participación de la población para la fiesta principal de San Pedro, pacto que se consolida con un brindis y ante la presencia de una prenda del Santo Patrón, generalmente la mitra que porta la esposa del Juez de Agua. Los gestos de colaboración y compromisos de participación son registrados en un cuaderno.

La comitiva almuerza en la casa del Juez de Agua, donde se agasajan a los cabecillas, a cada uno de ellos se les invita un cuy entero, preparado con papas sancochadas y un aderezo picante a base de ají. Ese día los jóvenes se comprometen  a bailar Pallas y Panatahuas.

LA CUARESMA

Los cinco domingos de cuaresma que la población reconoce como: Tentación, Cananeo, Samaritano, Cincopán y Lázaro, los Jueces de Aguas y sus respectivos campos por turnos de Parte Arriba y Parte Abajo, en horas de la tarde sacan en procesión la imagen del Cristo crucificado por el perímetro de la plaza de armas, delante de la procesión va el muñidor y de un cesto grande va esparciendo los pétalos de las flores que previamente las coronguinas han llevado en canastas pequeñas. En los últimos veinte años se ha establecido la costumbre que el Juez de Agua invite a los asistentes a su casa para compartir una taza de café, hierba y pan.

LA SEMANA SANTA

Toda la Semana Santa es celebrada por los Jueces de Agua quienes reparten a los pobladores, dulces de higo y rosquillas. Desde el Domingo de Ramos hasta la Pascua de Resurrección, los Jueces de Agua presiden todas las ceremonias religiosas y las procesiones, especialmente las del Viernes Santo y del Domingo de Resurrección.

Luego de la procesión y del encuentro del Señor resucitado y su santísima madre, los Jueces de Agua organizan almuerzos campestres invitando a los Campos con sus familiares, donde se sirve como postre el tradicional dulce de higo. Por la tarde retornan a la ciudad muy alegres, con cañas en la mano y bailando por las principales calles de Corongo. La celebración llega a la plaza de armas y termina en la casa del Juez de Agua.

LA FIESTA DE SAN PEDRO

Festividad grande en Corongo, se desarrolla entre el 24 de junio y el 04 de julio de cada año. Se inicia con la difusión de la tonada ‘Muyutsinan’, que se dedicada a cada Juez de Aguas y cuya melodía se escuchará en toda la fiesta. El 27 de junio es la bajada de la imagen de San Pedro desde su altar, seguida por la tradicional pisada en la que la imagen pisa la espalda de los fieles para bendecirlos. Esa noche es el rompimiento, el 28 es la víspera y el 29 es el día central.

Paralelamente se desarrolla la veneración a San Pedro Borrachito, con su danza los Panatahuas que es una danza festiva de varones, y con la que se manifiesta nuevamente la dualidad. Mientras San Pedro recorre la calle grande, San Pedro Borrachito va por la plaza y otras calles aledañas.

LAS PALLAS

La danza característica de la fiesta es la de las famosas Pallas de Corongo que solemnemente acompañan a la imagen de San Pedro. Según la historia, las bellas Pallas con su danzar impidieron que el Inca Pachacutec destruya Corongo durante la expansión Inca. Con algunas variantes, esta hermosa danza ha llegado hasta nuestros días y ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Nación. Las Pallas salen de la casa del Juez de Aguas vistiendo una hermosa corona de flores, una pechera adornada con preciosas joyas y unas anchas mangas que le dan aspecto de mariposas al danzar. Acompañan la danza los “Chirocos” que tocan un rayán y un bombo.

El sistema de los Jueces de Agua de Corongo es un modelo exitoso de gestión de recursos. En un tiempo en que el agua es un recurso en peligro y se constituye en fuente de conflictos sociales, en Corongo su uso y aprovechamiento es festivo, ritual, democrático y participativo.